MASTER AVTAR SUNDER ​SINGH

Semblanza del Amado Maestro 

"La semilla que siembra un Maestro puede anidarse en cualquier campo, en cualquier lugar, en cualquier corazón"

Afortunada es la humanidad y este plano. Estamos en la mira de la divinidad que nunca olvida a ninguno de sus hijos.

La madurez de la consciencia podrá retrasar la comprensión de los poderes divinos en su ejercicio perfecto sin límite. Pero nada impide la llegada del amor a través de la consciencia despierta.

Era tras era, han arribado a este planeta consciencias divinas de poderes indescriptibles, de corazones absolutamente entregados al amor. Toman forma y materia entre nosotros, viven vidas aparentemente normales ante los ojos dormidos, pero son la encarnación misma de la gracia del creador.

Rebeldes, despiertos, incansables, amorosos, imparables, solemnes, duros y al mismo tiempo tiernos, sabios, perennes en sus misiones y leales amantes del Padre Creador, eligen manifestarse de formas diversas; científicos, músicos, sanadores, artistas, médicos, padres, madres, maestros.

Toman la piel de muchas formas, pero su propósito -sea cual fuere el ámbito que se glorifique de verlos actuar- es y será: preparar el camino para que los más pequeños del reino abran los ojos y se realicen al Dios.

Ellos mismos han transitado ya ese camino, entienden las formas, los medios y el proceso para hacer ese viaje de regreso, que en realidad es una aventura que se ejecuta hacia lo interno de cada Ser. Son la sabiduría digna y la compasión amorosa que establece el camino y al mismo tiempo son la mano de hierro que presiona con total fuerza amorosa – y no por ello suave- para confrontar los velos más profundos y la oscuridad más oculta.

Escudriñan minuciosamente hasta que cada pequeño quede sin rastro de creación ilusoria, trabajan impecablemente para que, en ellos, los pequeños quede solamente la verdad.   

La historia del Amado Maestro Avtar Sunder Singh, o la de alguna otra consciencia realizada encarnada, no puede en realidad contarse. No hay palabras en ninguna lengua humana que puedan siquiera esbozar la idea de quién es.

Sin embargo, para inspiración de todos nosotros, humildemente ofrecemos esta narrativa con el anhelo único de que sus corazones sepan que han sido escuchados: sí existe un camino, sí hay un guía y sí existe la forma de regresar a la gloria de la que todos provenimos en esencia original.

Que tu fuerza interna te mueva para ir, de la mano de tu Maestro, al encuentro más grande de tu existencia.

Éste es el primer paso.

Acogido en una familia en Puebla México, desde sus primeros años de vida comenzaron sus encuentros con la energía, calibrando y poniendo a prueba su sensibilidad para percibir los diferentes planos de manifestación del ser.  

El enlace con su primer Maestro sucedió a los 8 años. Abriéndose la puerta para conectar con el misticismo desde la vertiente Ancestral China (medicina tradicional y manejo de la energía).

Con el pasar de los años su sensibilidad continuó desarrollándose, sus virtudes psíquicas (videncia y clariaudiencia), se fueron profundizando y así su capacidad de conectar con la memoria de la sabiduría cósmica.

A la edad de 14 años inició un nuevo viaje de preparación ahora como Hombre Medicina o Mara’akame.

En la tradición wixárika (Huichola), el Mara’akame es la figura del sanador que tras un fuerte proceso de preparación conquista y accede a la sabiduría cósmica, es capaz de conectar con los elementos sagrados y acompañar a las personas en profundos procesos de sanación del cuerpo, la mente y el corazón.

A los 15 años, después de una intensa instrucción y fuertes pruebas de vida, logra culminar su formación y se convierte en "Abuelo" de esta tradición en una noche ceremonial mítica haciendo una hermosa labor de sanación para 300 personas en Wirikuta.

El camino del Maestro siempre fue acompañado por otros maestros.

En el plano material lo guiaron para recorrer senderos holísticos como: el Reiki (Energía Universal), el Misticismo Arábigo (Péndulo Hebreo, Orden Melquisedec), la Homeopatía, el Biomagnetismo entre otros, y finalmente la formación de la Licenciatura en Medicinas Alternativas y complementarias.

Así también en el plano divino, fue asistido por las más sublimes consciencias de maestros benditos.Ya sea para acompañarle en su preparación o bien para resguardarle durante el pasaje de fuertes pruebas de vida.

Más en la raíz de su corazón pulsante se revela el susurro de su más grande amor: el Padre Shiva.

 

El amado Espíritu Santo, el vigor azul de la destrucción de la ilusión a través del amor, se yergue en el código del Amado Maestro.  Y es entonces, en la tradición védica que el camino de este iluminado ser se ha trazado para hacerse manifiesto en este planeta, así como en el cosmos entero.

Es en el misticismo védico y sus revelaciones sagradas que el camino de este dharma ha sido diseñado y cimentado, y que el Maestro Guía para transitarlo se ha confirmado.

Él es la apabullante fuerza confrontadora y el rigor en busca de la verdad, y así también es el rayito de luz más dulce que podría acariciar el alma. La más sublime expresión de dulzura.

El sostén y la fuerza para acompañar el viaje hacia los lugares más oscuros del interno, el contemplador de quién eres sin juicio alguno, más puro e incondicional amor. Podría ver las formas más terribles del karma precipitadas en tu cuerpo áurico y aun así sus ojos se quebrarían en lágrimas diciendo: “mi corazón se llena de ustedes”.

Solo aquel que ha comprendido la verdad, a quien le ha sido revelada, quien ha llegado a la máxima conquista del estado de gracia y realización, puede entonces guiar a otros.

Tras más de 40 años de preparación en esta existencia y el cúmulo de reconexión con el SER que ha sido a través de los eones, hoy tenemos la gracia de poder ir al encuentro con el Maestro, con el amado Avtar Sunder Singh.

Marble Surface

“Busca al Maestro Perfecto Vivo y entrégale tu vida cuando

le encuentres, pídele que te revele el conocimiento de Dios

y refúgiate en su gloria”

El bhagavad gita