Buscar

Precipitación de la Abundancia.

“Cuando más quieres atraparlo más se te desaparece, cuando confías en él y lo sueltas, más cerca está de ti y más cerca de ti puede precipitarte todo”

Eso parte de esto. Pero si te pones a pensar siempre te educaron para lo mismo: “si tu no estudias vas a reprobar”, si recuerdas van a haber consecuencias, “si tu no desayunas…no sé qué, si no te bañas, no sé cuánto”, todo son pretensiones porque no se sabe educar.


No se sabe educar desde la consciencia, “el baño, es algo que si no lo haces te vas a enfermar”… ¿quién dice?, ¿y la gente que vive en la calle y que nunca se baña y que están más sanos a lo mejor hasta que tú, no tienen triglicéridos ni colesterol porque no tienen para comer, no comen porquerías y la vida se preserva sola, a ver, ¿no se han preguntado cómo sobreviven tanto tiempo?.


Y si les sacamos unos análisis a lo mejor están más sanos que tú, a ver, ¿cómo es que se preserva sola?. Porque ahí hay una fuerza poderosa que la sostiene, se sostiene así misma, la vida es Dios.


Por tanto, te han estado enseñando siempre a tener puras pretensiones, a vivir a partir de puras pretensiones sin actos impecables.


Entonces - ¿significa que yo no puedo hacer algo? - sí puedes hacer lo que quieras y tienes que pensar por qué quieres hacer eso, la diferencia es muy simple, ¿te gusta algo, deseas algo?, eso es muy bueno, ¿tu quieres alcanzar algo, pretendes algo?, eso es algo muy bueno, está bien, hazlo.


¿Pero cuál es el verdadero sentido de hacer eso que te gusta?: “para mi beneficio”- se acabó el juego, porque tu acto será pretensioso como siempre te han enseñado…


“No, es para servir a los demás”- Estás por el camino correcto, porque no estás pretendiendo nada mas que servir a otros y eso es algo que aparentemente no te beneficia a ti.


Pero al final todo lo que haces por otro lo haces por ti y ése es el secreto de la precipitación de la abundancia divina. Ahí no tienes que tenerle miedo a nada, el entorno de tu vida, tu entorno puede parecer muy caótico, puede parecer que todo está en contra de ti, pero tú te relajas, confías en dios, haces de tu vida actos impecables, no estás esperando nada a cambio, solo continúa haciendo lo que te toca hacer.

Y de un instante a otro puedes ver como situaciones complejas en la vida se pueden resolver aparentemente por sí solas, digo aparentemente porque ahora no tienes la capacidad para darte cuenta y dimensionar quién realmente lo resolvió.


Hace un tiempo, hace unos meses, tal vez un año, el ashram recibió ataques muy fuertes de la oscuridad, muy fuertes (…), y yo no paré de servir, no importando todo lo que aparentemente allá afuera se dispuso en contra del ashram de una forma (...) poderosísima y no importó.


No importó el aparente ataque tan severo que hubo, una fuerza muy grande nos sostuvo y ahora le doy gracias incluso a ese ataque, porque gracias a ese ataque y a esa fe y a la convicción de seguir adelante, nos hizo crecer mucho.


Se dieron unos cambios espectaculares y ahora le vivo más que agradecido a esa parte obscura que nos atacó. O sea, encima le salió bastante mal porque lo que pretendía, como su acto no es impecable no lo logró, nos movilizó, sí, pero no fui yo, fue algo muy poderoso lo que nos ayudó a sostenernos y a transformarnos en algo mucho más fuerte.


A veces así es el ego de tonto, así es de ignorante, no sabe que si realmente haces un daño a alguien y acabas con "eso" a lo mejor te estás haciendo un daño infinitamente mayor también a ti.

Así es el no meditar, el no tener una consciencia clara, el no pensar las cosas, el solo actuar por coraje, celos, arrogancia, envidia. No. Dios no está ahí, Dios no está ahí.


Uno no tiene diferencia entre el amor que que se siente por brindar la compasión, una caricia o una sonrisa, a haber recibido eso (un ataque), es idéntico. Y ese es un lugar en el que no es fácil estar, porque a todo el mundo le gustan las caricias y los regalos y la abundancia, pero a nadie le gusta que lo ataquen. Y el amor acepta todo incondicionalmente.


Entonces les estoy explicando todo esto, porque tienen que aprender las reglas de este juego al que hemos entrado, porque podrías estar viviendo equivocadamente, podrías estar pensando que algo que “hice” por insignificante que parezca no tiene consecuencia; y la tiene, la tiene y la vas a pagar.

No sabes que es más importante el karma de hoy que el del pasado, es más importante el karma que sigues generando hoy porque ese es el que no te va a liberar. Si hoy freno, hoy paro el proceso de generar karma y solamente me integro para disolver el del pasado seguramente muy rápido voy a poder realizarme; y la realización implica muchas cosas que ahora mismo no voy a decir, muchas demasiadas.


Pero un buen comienzo es esto, aprender a confiar en Dios y la forma ya te la dije, y vamos a hacer una síntesis: Siempre has tus actos de tu vida, tus actos impecables, o sea absolutamente todo lo que haces no esperes nada a cambio, hazlo con amor para servir a otros y no tengas miedo de hacerlo, ése es un buen camino.


No tengas miedo de hacer las cosas y siempre hazlo para servir a los demás. Entonces, ¿qué puedes esperar de esto? – Nada. Pero vas a recibir mucho.


Ahora dices cómo le hago si yo tengo que ofrecer un servicio en donde cobro, porque yo estoy esperando que me pague lo que le pedí. “Al César lo del César y a Dios lo de Dios”. Ya sabes que eso es así, no sigas pensando en ello, sólo sabes que es así. No le des mayor importancia al dinero, el dinero es como cualquier otra cosa, es cualquier energía, pero enfócate mucho más en hacer eso que vas a hacer con amor y en entregarlo con amor, cuanto te enfocas en eso, lo otro se da por añadidura, si el otro falla, no te preocupes, no juzgas nada, no opines, no racionalices, no te sientas mal, dale gracias a Dios por eso.


Te podrán decir que eres un tonto, un loco, está bien no hay problema. En realidad, tu no regresas nada, porque el acto de regresar, implica el acto de haber recibido, o sea, para regresar lo tuviste que hacer tuyo primero.


Dijo el Maestro Jesús “La oscuridad viene a mí pero no puede asirse a mí”, porque nunca se implica en ella, nunca la aceptó, por tanto nunca regresa nada.


La energía solita regresa a su fuente originaria, como tú vas a regresar a tu fuente que te creó, que es Dios. Yo no sé si tardes mucho o poco, pero al final tu destino es regresar a tu fuente.

Nadie puede, ninguna energía puede ir más allá de su fuente misma, por eso nunca podrá ser más que Dios. Pero regresarás a ella, eso es indiscutible, como aquel que gesta dentro de su interior coraje, ira, enojo, lo que sea, podrá hacerle daño momentáneamente a alguien, pero después esa energía regresará multiplicada a su propia fuente que lo originó, eso es el karma.


Eso dicho en otras palabras es: “Con la vara que mides serás medido, y un poco más”. Ahora, vamos a suponer que yo me estoy enfrentando, por ponerlo de alguna manera a alguien que tiene este conocimiento, le mando una energía negativa, en ningún momento la recibió, en automático regresa a mí, pero no regresa amablemente, el daño que yo quise hacerle al otro, me lo voy a hacer a mí, no me está haciendo nada, no me está regresando nada, por eso dije: “Lo que tú estás haciendo por otro, lo estás haciendo por ti”. Si lo que entregas es amor, amor es lo que recibes.


Solo que esto no te lo han explicado muy bien, a nadie, no solo a ti sino a todos. Por eso la vida te la vives creyendo que, pisoteando, engañando, robando, mintiendo, flagelando a los demás es como vas a ser mejor y es mucho más inteligente si le viste la cara de tonto al otro y le robaste, sin darte cuenta que lo vas a pagar con creces; y que tal vez al otro al que le dijiste “tonto”, esté más cerca de Dios más rápido que tú. Porque tú te quedarás a pagar lo que debes y la energía no te va a tratar amablemente, porque así como tú la lanzaste, será regresada a ti y multiplicada y hará que ese ego se incline ante Dios primero, antes de que tú puedas entrar a su casa. Entonces esas son las reglas del juego nada más.


Aquí el único aspecto que puede llevarte a Dios es la impecabilidad. No hay manera de entrar al corazón de Dios sin ser impecable, es imposible.

Más allá de herramientas y consciencias y Maestros y cosas, que están ahí por supuesto, hacen un servicio de amor, pero tú, tienes que trascenderlo todo incluso a ellos y no hay otro camino que la impecabilidad.

395 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo